Thomas Ambrose Bowen nació en Australia, en 1916 y se casó con Jessie McLan en 1941. Al inicio de los años 50, se dio cuenta de que las crisis de asma que sufría su esposa y que provocaron varias hospitalizaciones, variaban fuertemente según su alimentación. Después de algunos años con una mejor dieta alimentaria y con manipulaciones de los tejidos blandos que había elaborado él mismo para aliviarla, Jessie no necesito más medicinas ni hospitalizaciones.

En ese periodo, su encuentro con Ernie Saunders, terapeuta manual reconocido, marcó un giro decisivo en su vida. Fue a continuación de numerosas entrevistas con este hombre que empezó a elaborar la técnica que iba a llevar su nombre. Como autodidacta, Tom Bowen estudió la anatomía, poco a poco y experimentando continuamente; desarrolló un método único que le permitía tratar con eficacia los dolores de espalda de sus compañeros de trabajo.

Utilizó primero el título de osteópata, ya que consideraba que era lo que hacía; más tarde cuando la designación de osteópata se delimitó, se nombró sencillamente «terapeuta manual». A medida que su reputación crecía, varios profesionales de la salud se interesaron por este nuevo método. Entre estos observadores, solo reconoció a seis de ellos por sus habilidades en practicarla. Entre esos terapeutas se encontraba un masajista (Oswald Rentsh), cuatro quiroprácticos (Keith Davis, Nigel Love, Kevin Neave y Romney Smeeton, y uno osteópata (Kevin Ryan).